El presidente de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, afirmó rotundamente, en el seno del II Congreso de la Abogacía de Castilla y León que se celebra en Ávila que “es la ciudadanía la que tiene que darse cuenta de que se queda indefensa si no tiene el derecho a que la defiendan”, en referencia al anuncio del Ministerio de Justicia de la implantación de tasas judiciales para el acceso a los tribunales.

“Se mire por donde se mire”, dijo, “son una barrera para el acceso a la Justicia”, y recordó que el Tribunal Constitucional siempre ha defendido el libre acceso a la Justicia, para posibilitar que toda persona tenga derecho a ser defendido en un juicio sin dilaciones y con todas las garantías.

“Lo que se está implantando en este momento son tasas en todas las jurisdicciones y por unas cuantías que harán alborotar muchas reivindicaciones justísimas, y es una demagogia”, señaló, “que se diga que cada procedimiento cuesta muchos miles de euros y que las minutas de abogados y procuradores también cuestan”.

Sobre el sistema de Justicia Gratuita, Carnicer insistió en que “es doloroso y vergonzante que se diga que la Justicia Gratuita sólo se puede financiar con esas tasas; ese sistema lo debe financiar el Estado, porque esto está enfrentando a los que tienen con los que no tienen, y no va a haber ciudadano que reclame 100 euros de una multa de tráfico, porque tendrá que pagar una tasa de 200”.

“Esto”, concluyó, “es indefensión, y está fomentando una Justicia para ricos y otra para pobres”.

Carnicer presidió la mesa de inauguración del II Congreso de la Abogacía de Castilla y León que se celebra en Ávila, en la que se sentaron el presidente de la Abogacía castellano-leonesa, Fernando García Delgado, el director general de Relaciones con la Administración de Justicia del Ministerio, Ricardo Conde, el decano del Colegio de Abogados de Ávila, Pablo Casillas, y el alcalde abulense, Miguel Ángel García Nieto.

Los representantes de la profesión en Ávila y Castilla y León secundaron el discurso reivindicativo desgranado por Carnicer, en defensa de los derechos de los justiciables.